1. Estimular los movimientos del cuerpo (motricidad fina y gruesa), utilizaremos para esto canciones que involucren movimientos de las manos y los dedos con movimientos tales como: “pica, pica pollito” o “incy, wincy spider”, y canciones donde movamos todo el cuerpo (como baby shark). Lo ideal es bailar frente a un espejo para que el niño se mire y vaya explorado su cuerpo, los movimientos y vea también el cuerpo entero de su cuidador.
  2. Jugar a mirar a través de un “telescopio”, que construiremos con rollos de papel de cocina, con este simple juego el niño va a fomentar el contacto ocular y también podemos usarlo como un megáfono y hacer  protoconversaciones (conversaciones de balbuceo adulto-bebé) alternando turnos (primero tu, luego yo)  usando también la risa y la sorpresa para motivarlo a jugar con su voz.
  3. Juguemos busca-busca. Este juego consiste en ocultar diferentes objetos en una habitación y esperar que el niño los encuentre (con nuestra ayuda). Primero selecciona 3 objetos se los enseñas y los nombras, para que entienda el juego puedes ponerlos parcialmente cubiertos (que asome una parte) anímale verbalmente a encontrarlo y haz “una fiesta” cuando lo encuentre. Ve cambiando los objetos de lugar, para que siga explorando. Con el tiempo, sólo le bastará indicarle dónde hemos colocado el objeto, para que vaya en su búsqueda. Procura al final describir cada objeto, según su color, forma y función.
  4. Leamos cuentos, si es posible cuentos sensoriales, que tengan textura, olores y diferentes colores, vamos a leerlos haciendo las preguntas y  exclamaciones con exageración para hacer el relato divertido, si tienes títeres puedes usarlos también, mientras lees probablemente el niño imite alguna palabra debes mirarlo y aprobar su intento, para así continuar describiendo. Durante el relato haz sonidos de los medios de transporte, sonidos ambientales (brisa, truenos, fuego), animales etc. incentivando desde el amor para que el niño quiera practicarlos también.
  5. Podemos hacer un tour por la casa, parque, campo, escuchando e imitando los sonidos, desde el amor y sin presionar a que imiten. Sonidos que podemos estimular:
    • La naturaleza, viento, lluvia, olas…etc.
    • Animales: ladrido de un perro, maullido del gato.
    • Objetos y electrodomésticos.

Si tienes preguntas me las puedes hacer y con todo el gusto las responderé-.

María Antonieta Silva